sábado, 30 de diciembre de 2017

Vas a una partida y se te olvida una regla importante... ¿Te paras a mirarla o improvisas sobre la marcha?

En principio no me paro, prefiero continuar improvisando, a no ser que no conocer la regla repercuta en la partida de manera importante.

Si es así pediría a alguien que la revise, mientras avanza la acción con parte del grupo o con el resto, y volveríamos al punto de conflicto.

Y cómo última opción, pararía del todo la partida.

Improvisar te puede llevar a una genialidad o a algo catastrófico...

Improvisar puede solventar las cosas de una manera excepcional, o llevarte a una situación indeseada.

Por eso, una vez has visto donde está el problema ó cual era la regla que no conocías, hay que revisarlo y tener todo preparado para que no vuelva a pasar.